Redaccion

Sanidad obliga a las enfermeras a usar su coche para atender a pacientes a domicilio con riesgo de COVID19

SATSE denuncia en la Inspección de Trabajo al SMS por obligar a las enfermeras a usar su coche para atender a pacientes a domicilio con riesgo de COVID19

El Sindicato de Enfermería reclama el uso de las ambulancias que se habían puesto a disposición de los centros de salud para que los profesionales hicieran las visitas domiciliarias sin riesgo vestidos con los EPI (equipo de protección individual) y trasladar muestras biológicas

SATSE denuncia ante la Inspección de Trabajo al Servicio Murciano de Salud porque quiere que los profesionales de la enfermería utilicen sus vehículos particulares para prestar atención domiciliara a enfermos que pueden tener COVID-19 y trasladar muestras biológicas, entre otros servicios.

Esta orden es un riesgo evidente y obliga a que los profesionales de la enfermería se pongan y quiten los EPI (equipos de protección individual) en su coche y llevarlos sin descartar la contaminación del automóvil de uso familiar.

Esta circunstancia se produce tras la retira de la práctica totalidad de las ambulancias que se habían puesto a disposición de los centros de salud para que los profesionales hicieran visitas domiciliarias a enfermos que podrían tener coronavirus.

En las ambulancias, los sanitarios se ponen los EPIs para entrar en el domicilio y una vez fuera, se los quitan y los depositan en receptáculos adaptados y seguros.

Los trabajadores no se niegan a realizar su labor, pero sí correr riegos innecesarios al poner a disposición de la empresa su coche y su carnet de conducir. SATSE advierte que cuando se toma posesión de la plaza de sanitario o cuando se firma el contrato, no hay una cláusula que obligue al trabajador a conducir, ni a poner a disposición de la empresa su coche.

El Sindicato de Enfermería pide a la Inspección de Trabajo que tome con urgencia las medidas a su alcance para que el SMS deje de presionar a los profesionales y que pongan los medios adecuados para desarrollar las funciones y cometidos de manera óptima con la población asignada.

Cartagena, la más afectada

Los representantes sindicales describen la cronología del asunto desde el día 24 de abril: “tuvimos conocimiento de que el Servicio Murciano de Salud iba a retirar las ambulancias que se habían puesto a disposición de los centros de salud. El mismo día 24, se dirigió un escrito al gerente del SMS, Asensio López, denunciando los hechos al mismo tiempo que se mantuvo una reunión personal con él”.

En el transcurso del encuentro, el gerente indicó que no iba a retirar todas y dejaría veintisiete para las nueve áreas de salud, dependiendo de la dispersión geográfica de cada área y de la demanda.

En el área de salud II Cartagena, una de las áreas mas grandes y con gran dispersión geográfica, quedaron, en un principio, cinco para disposición de 16 centros de salud. Pero a los pocos días, ya solo había tres. El 2 de mayo, las autoridades sanitarias tomaron la determinación de dejar solamente 2 ambulancias para el área de salud.

Tras la denuncia de los trabajadores y del propio sindicato ante el SMS la respuesta fue tajante: solamente están para visitar enfermos con sospecha del COVID-19.

En la población del área de Cartagena, ante un aviso a domicilio, se debe actuar como sospechoso de coronavirus, ya que no se les ha pasado los test, y el riesgo está implícito en el enfermo que hay que atender, como con cualquier familiar que conviva con él.

Los profesionales tienen que adoptar todas las medidas preventivas recomendadas por el Ministerio de Sanidad para realizar dicha visita, y eso significa la utilización de los Epis, como hasta la fecha se viene realizando. Además, en las casas hay un trabajo habitual que se tiene que realizar como extracciones de sangre y toma de muestras a los enfermos, pues en el estado de alarma sanitaria, no se pueden desplazar para su extracción.

Deja un comentario

Abrir chat