MC

MC pide amparo al Defensor del Pueblo para poner fin a las prácticas totalitarias y censoras de N. Arroyo

Declaraciones de la concejal de MC Cartagena, María José Soler
  • María José Soler: “Solicitamos ayuda para que no se nos niegue el acceso a la información ni se nos vete en la web municipal”

Hoy celebramos el Día Internacional del Derecho a Saber, una reivindicación que en sociedades de las denominadas avanzadas no debería suponer ningún quebradero de cabeza pero que con el asalto a la Alcaldía de tránsfugas y Partido Popular se ha convertido en algo quimérico en el Ayuntamiento de Cartagena.

Como tantas otras fechas señaladas, en Cartagena no hay nada que celebrar. Y es que muy atrás han quedado los días en los que la transparencia, además de ser un reconocimiento externo y un diploma que no deja de ser algo anecdótico, era además una forma de hacer política, de integrar a todos en el presente y futuro del municipio y de saber qué terreno pisamos. Incluso saliendo a la calle y haciéndoles ver a los vecinos que el saber es un derecho y que debían ejercerlo.

Auxilio al Defensor del Pueblo

Hoy, MC celebra este día con el anuncio de dos comunicados al Defensor del Pueblo en el día de ayer para “solicitar amparo y que esta institución haga de contrapeso frente al rodillo del Gobierno local, ahora con N. Arroyo, dedicado a entorpecer el acceso a información que tenemos concedida y que no llega, obstruyendo nuestra labor o, directamente, atentando contra nuestro derecho”. De esta forma ha comenzado explicando la concejal de MC Cartagena, María José Soler, la iniciativa de su formación.

Al hilo de lo expuesto, conviene precisar que el primero de los escritos al Defensor del Pueblo hace referencia a “la dinámica impuesta desde inicios de esta legislatura, agravada incluso con el PP, para negarnos o retrasar el derecho a la información que solicitamos al amparo legal y reglamentario. Resoluciones concedidas fuera de plazo, notificaciones con meses de retraso e incluso citas que nunca llegan a pesar de nuestra insistencia, como en el caso del expediente de resolución de la bolsa de trabajo municipal de economistas, que tanta controversia ha levantado por las relaciones familiares con la cúpula del PP local”.

La segunda queja solicitando la ayuda del Defensor del Pueblo hace alusión a “la censura institucionalizada en la web municipal con los comunicados y notas de prensa de MC que al Gobierno no le encajan, pues crítica y democracia son palabras que les quedan muy grandes”.

Prácticas de otros tiempos

Para finalizar, Soler ha lamentado “los pasos atrás dados desde que MC no tiene responsabilidades de Gobierno. Sabemos que el modo que estas multinacionales revestidas de partidos políticos tienen de perpetuarse es retomar prácticas propias de otros regímenes, ya olvidados, pero con los que Arroyo parece sentir empatía y nostalgia”.

Deja un comentario

Abrir chat